martes, 1 de mayo de 2007

Poema meridiano


Graciela Malagrida

A fuerza de gritar
he ahuyentado a los pájaros
que cada tarde
visitaban la fuente…

Cero hora
en el país de los dátiles.
Hay una luna
sumida en su esplendor
disfrutando de la noche
con todas las estrofas
que han mutado a estrellas.

Cinco p.m.
El sol se oculta como un buque
en aguas argentinas,
comparte entre las hojas
una que otra rama
con gorriones y milongas.

Ahora trepo a la terraza
y en alasdelta
voy directo
a adueñarme
del horizonte azul cobalto.



A fuerza de sostener
el silenciador en los labios
ellos
los pájaros perennes
de otoño y primavera
revolotean y trinan
asiduamente
entorno a los poemas.

Cero cinco a.m.
Ha pasado una vida
a paso de hormiga
tarareando en árabe
una vieja canción.

Cinco cero uno.
El viento silba tangos
con las manos en los bolsillos
cabizbajo va
a paso de hombre…

1 comentario:

  1. passaros, arvores, velhas canções, a vida como deveria ser sempre.
    Malagrida sua poesia é um ver no mundo toda a beleza livre, toda a beleza dada e acima de tudo a força da natureza e do amor e vc diz em outro texto que amar é tambem sacrificio, linda Graciela, sua poesia é um covite para lugares da memória e a possibilidade de trazer até o presente toda dadiva da natureza.

    beijos

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!