martes, 21 de diciembre de 2010

Interrogatorio

por graciela malagrida



Inspirado en el poema de Youssef Rzouga: ECLIPSE metafórico TOTAL DE LUNA

¡Feliz renacer!


¿con quién habla el poeta cuando escruta
esta vida escueta? ¿con quién sueña
mientras camina por el boulevard?
¿con quién cavila el alado o el asceta
en las ramas de un árbol añoso?
¿con quién navega en el mar de las nubes sublevadas?
¿con quién anda sigiloso en el jardín?

¿quién te eclipsa poeta
si te has tragado el Sol, la Osa Mayor
y parte de la cola de un cometa?
¿quién se asusta de tal voracidad?
¿quién te indulta o insulta? ¿quién se atreve
a pesar tu corazón? ¿quién traspasa
los muros del anhelo? ¿quién alheña sus monstruos
en la razón?

¿quién siembra y riega con amor de madre?
¿quién frasea con aroma a fresa en la mañana?
¿quién te alegra a sazón? ¿quién descifra
el enigma de la vida?¿quién canta en tu ventana
cual gorrión?
¿quién ha dicho que debes acallarte
que los grandes no lloran, que las flores no escuchan
o arrullan crisálidas?
¿quién es quién para enseñar o señalar?

¿quién intenta cortarte las alas cuando empieza el estío?
¿quién te ha entablillado la fractura? ¿quién se obstina
en soldar las almas al alba?¿quién te ha dicho "adiós"
así, a secas, amándote tanto?
¿quién te ha hecho un nudo marinero en la garganta?
¿quién poeta, quién?

¿quién te dejó a solas
en este cuarto oscuro con tu Ego?
¿quién cavó una fosa a la pasión?
¿quién robó tu rosa color té y enjauló a la Luna
como a un pájaro perdido? ¿quién desplumó las noches
y tapó la olla de los grillos?
¿quién mató a la fe sin dejar huellas?
¿quién cargó sangre en el tintero
y a tiempo, tinta en tus venas?
¿quién poeta, quién?

¡quién como tu!
que ignoras todos los destellos
y caes desplomado por amor...
¿quién ha creado la máquina del tiempo
para aprender del error sobre el error?
¿quién promueve a las luciérnagas de día
y desmenuza su ser en las metáforas?
¿quién es tan tierno, tan humilde?
dime ¿quién poeta
quién?

martes, 7 de diciembre de 2010

Neogénesis

Nos faltaban ojos para ver más allá. Queríamos saber qué había en la trastienda. Creo que por eso, sólo por eso, investigábamos las raíces milagrosas del amor… y seguíamos en silencio, los infinitos pasos encendidos. G.M.



1

Mi expuesta intención
al mirar así el cielo
no era otra que dilucidar
el tizne azul del atardecer…
sí, lo confieso. Por eso fui
quedando añil poco a poco
sutil añil, luego turquesa
verdeazulada, celeste
azul mar, abierto, azul sereno
petróleo azul, tinta virtuosa
de cada noche, cada noche sin ritmo
tiento, pulso, acierto
sin voz ni reina…
florecida.

2

Habiéndose adentrado así el matiz
la irisación, la gama, el prisma en el pretexto
sólo faltaba la horma de la luna
y una matriz fecunda para el sequito de estrellas
tu sonrisa feliz, en el filo del crepúsculo
y ciertos atisbos, sólo algunos
sobre el agua.

Así, mi intrínseca intención modeló el verso
desde el aliento lumínico
de cada ser que sueña
y lanza u oculta
uno o mil deseos en el iris
en los latidos furtivos
en las corazonadas.

3

Supongo que debo agradecer el ahogo
la urgencia, la carestía y ¿porqué no?
el hado… pues nunca hubiera desarrollado alas
de otro modo. Pasé años imaginándolas
esbozándolas, en una hoja rayada de poemas
e interminables listas de “cosas por hacer”...

-Primero lo primero- repetía
y echaba a volar
alegremente.

4

Era esa mirada a los ojos de la gente
al suelo, a la raíz de todos los sucesos
al beso en flor, seráfico, bajo la lluvia
la que convertía a un día cualquiera
en un evento dichoso en el calendario.
Me acorazaba así de las noticias
del color amarillo, de lo que no me parecía real
sinceramente. Era por esa mirada inspiradora
y por el revoloteo de las mariposas
ligero, tenue, que todos conocemos
que escribía y dibujaba, noche a noche
garabatos, garabatos.. .

5

Así, mi dichosa intención
una vez, modeló este Cosmos privado
religando entrañablemente
contigo y con la vida. Así logré
escabullirme de un Yo
que sencillamente, no me encarnaba.
Con firmeza, puse pies en polvorosa
y sin miedo, en su lugar: "de patitas en la calle".

6

Mi expuesta intención
al verte así desde el cielo
nunca fue otra
que dilucidar
el tizne azul
de tu mirar…

7

Oscurezco
si
y sólo si
siento el aire fresco
de la aurora.

Me nublo
para lloverte mejor.

Apago esta voz
amor
porque ya es hora
de bebernos las palabras.

Amanece… y aun te miro
mejor dicho, hurgo
debajo de tus párpados
en busca de ese Edén
de una “patria de poetas”
prometida...

Desentierro los sueños perdidos
indago, añil-azul a la hora usual
hasta que cae
cae
cae
precipitadamente
una
estrella.

[y al octavo día...]

Me despejo por ti
frente al espejo del río
y me río de mi
inocente-mente
...
si, claro
lo hago para verte
"para verte mejor"

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Transmigración

por graciela malagrida

Esto es serio, poéticamente palpable, involucra al ser real, no a las mutaciones póstumas que sufren ciertos elementos psíquicos del hombre. G.M.








Hace largo tiempo fui
una niña llorona, una mariposa tierna
tan tierna y quebradiza
que al resucitar cada mañana
emocionaba a los serafines, hasta el rocío.
Decidí un día dejar atrás ese perfil.
Lo recorté, lo pegué en mi pizarra de corcho
y ahí quedó colgado entre collares y mensajes
por años.

Las mutaciones se sucedieron dolorosamente
hasta graciosa e inevitablemente. Y una noche
desperté como el agua: translúcida.
Había perdido cuerpo, al menos, el anterior
me atravesaba de lado a lado con las manos
y la temperatura ambiente, escénica, real
influía en mi cambio de estado, si
pero jamás en el ánimo.

Me fue más fácil viajar de esta manera
¿te imaginas? como un témpano
hundida en un ochenta por ciento
florando entre ballenatos y tiburones ciegos
de polo a polo, de estrechos a mar abierto… a derretirme
en Costa de Marfil, en las arenas de Sri Lanka
entre galápagos, estrellas y cangrejos
hasta quedar tendida como una figurita
para volver a pleamar, hasta el Río de la Plata
o a saltar en la Garganta del Diablo, sólo por el placer de ver
cuánto puede evaporar la tenuidad del arco iris…
ah! el arco iris…

Ya no lloro, soy
todas las lágrimas
incluso, las del cielo. Soy el agua
despedazada y recompuesta

Las mutaciones suceden así
dolorosamente
a quienes pueden soportar
la transparencia… y con ellas
mutan las expresiones, todas
en bandada.

“Hace un tiempo fui una niña mariposa
que lloraba en un rincón
hasta el amanecer… Hoy
sólo la miro, le leo un cuento, la acaricio
la arrullo, la veo como un animé de ojos grandes
sonriente, como un cuarto creciente
feliz...”

lunes, 29 de noviembre de 2010

Segmentos y adiós

por graciela malagrida




1

Un pájaro se enjaula voluntariamente
cierra las alas y el pico, baja
tristemente la mirada...
Mientras el otro vuela sin parar
planea, se agita, hace un alto
en una endeble ramita
y huye despavorido.

¿Qué pasa últimamente con las aves?


2

Vi una tijereta molestando a un aguilucho
y a cientos de aves exóticas volando bajo, cerca
muy cerca del picoteo de los carpinteros
sin olvidar a los teros, que al parecer
cuidaban mancomunadamente a sus pichones
...


3

¿Porqué caminan a la altura de los bichos
de los miedos, las mentiras y los dichos que no dicen nada
si pueden cantar?. ¿Porqué tan bajo ¡por Dios!?
¿Porqué tan cerca de las tremendas tendencias terrenas
si pueden volar?


4

Esa pregunta suelta en el aire ¿te imaginas?
volvió como un boomerang
como un fuerte viento que jugueteó en el pinar
generando una voz sublime
que bajó por mi pelo y tocó las mejillas
y los párpados del ánimo...


5

Un búho entrado en años dijo una vez
que las aves, como todos los alados
pretenden fundar, en un lugar fresco y silencioso
una nueva patria sensible
donde sea la pluma impermeable quien resista
temporales, chaparrones aislados
aromáticos rocíos matinales, lagrimones…


6

Las aves no aceptan la espada en la lengua
bajo ningún concepto. Les pesaría.
Ellas picotean, parlotean
discuten de copa a copa, de igual a igual
y enfrentan la tormenta
aunque les cueste la vida.
No se retan a duelo. No fingen con plumas de colores
seducen, bailan y a la hora de anidar
se llaman a susurro
dulcemente.


7

No puedo ver un ave morir
en tus manos blancas
más blancas
que el silencio gigantesco
que le roba la vida.
No puedo, lo siento, no lo tolero.
Quizás por eso lloro a escondidas todavía
cual niña perdida…sin saber qué hacer
...
Al menos tu me entiendes, lo sé
se te encharcan los ojos
te estremecen las pequeñas formas y a menudo
sacudes las alas, palpitas las cosas y rozas
aquellos pétalos de rosas disecadas
en las hojas del libro
de tu historia.

Al menos tu me entiendes
paloma...
empeñaste el alma, excediste el cielo
y ahora me exiges coraje, bravura, denuedo




[Adiós]

Un pájaro se enjaula voluntariamente
mientras el otro vuela sin parar
huye despavorido

ambos
me rasgan las sienes

ambos
se desmigajan
se desgranan
atomizan
...
el amor.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Cíclico

por graciela malagrida

Gravito en el vientre del poema
me poso en sus dedos
absorbo la tinta de sus manos transpiradas
libo el sentido del tacto
y luego, sólo luego
la cadencia, el vuelo.

Respiro tan hondo como puedo.
Me duermo y sueño como nunca
…sueño
que nada me sustenta
sino esa delgada
hebra
de luz.

Así despierto siempre
pensando un nombre
para bautizar
el día.

Así despierto sonriendo
sin motivo aparente
dibujando alas de mariposa
en el reflejo.

Gravito en el cuerpo del silencio
pellizco señales
con estos labios sellados por tus besos
que han pescado el ritmo plateado de las aguas
que han recolectado al alba la verbena
y a sazón, el tiempo de los tiempos
en el verso excelso... del poema.

Así despierto sonriendo
amando
sin motivo aparente
...

lunes, 22 de noviembre de 2010

Media vida en el Parnaso

por graciela malagrida


No existe una razón, apenas muerto el éxtasis, para enviudar y guardar luto, para extinguirse así, en vida.
No existe un corazón que se resista, a resucitar, como el aroma de las flores y el rocío, a la luz del plenilunio, al crepúsculo. G.M.


Cuando algo se rompe
no queda otra que pegarlo
y tocar la cicatriz, el cemento de contacto
o tirar tanta vida, tanta inversión fuera de Wall Street
a la basura.

Cuando algo se rompe, no hay que dejar que corte
que sangre, que duela más de lo debido. Y si así fuere
si sangrase, bienvenido será pues el torniquete
hasta que pare.

Cuando algo se rompe normalmente se frunce el ceño
incluso se tiende a soltar lágrimas
y a pronunciar ciertas palabras non sanctas o invocar
e involucrar a la suegra, al que pasa y al mismo Mandinga…
en vano. Lo roto, roto está y no va a reunir sus partes
por escándalo que hagamos.

Cuando algo se rompe
las paredes no oyen, los amigos parecen tan felices
y el sol discurre con la luna, se ve inhibido de tocar
esa piel tan herida por la hiel. Y no importa ya
cuán profunda es la grieta
la ofensa, la fractura… duele la piel
y la luz, lo tiene en cuenta.

Cuando algo se rompe es cosa de dos:
uno golpea y otro se quiebra…
y en efecto dominó, se raja el mundo
que habían cimentado
[aquí es precisamente
en esta estrofa, donde duele el corazón
donde el pecho siente ausencia de "algo" irreemplazable
y ansía gravemente, volver a creer]


Cuando algo se rompe sin embargo
hay poesía, hay musas que aman
rimar, remar, rearmar. Aun existe gente
que cree que besando las heridas, amándolas
no tienen porqué quedar cicatrices
ni rémoras
ni lágrimas enhebradas en la aurora


Cuando algo se rompe en el Parnaso
en los rostros de las rosas, en los ojos de agua
en el fugaz rastro de la estrella y el arco iris
hay formulas escritas adrede
a fin de reanimar con un soplo
tiernamente
el cuerpo albo
humano,templado
de la vida.

Libre d eti

por graciela malagrida




En el vacío existe una oportunidad: la de llenarlo... G.M.




1

En un punto de inflexión
muy perceptible
donde sientes que te quiebras
a la luz de las palabras
él te duele, te duele
hasta moldearte
recipiente, amigo
hospitalario.

Sólo entonces tomas otra forma
eres un cuenco en manos la vida
ya no, un cráter gris, inanimado
y él
te llena buenamente
te colma, te atesta
de hermosura.

Así debes aceptarlo
pues sin duda
no hay a tu alrededor
alguien más interesado
en ti, en hacer tal trabajo
en ser tal confesionario, tal exclusa
de tu río emocionado…

Eres tan único y tan común a todos
eres tan
incomparablemente sensible
que todo te lastima
te atraviesa, te condena
te confina
a sentir este vacío asiduamente
a crecer y romper mitos
a dolernos, a dolerte.

Por tanto, no me pidas auxilio
no me llames poeta sino espejo
no me envíes palomas mensajeras con lágrimas en los picos
al menos no
por “un amor” que no fue lo que esperabas.
Usa la balanza del que pesa, uno por uno “todos los amores”
la falta de amor, lo que hace falta
y engúllete el mundo, hasta matar
este hambre de hombre
…hasta saciarte.

Luego deja que te toque algo de luz
líquida, continua
hasta ese leve tornasol
tan escaso y delicado.


2

Y no me digas que no puedes olvidar
…ya lo sabes, no hay perdón sin olvido
no hay pretexto que valga...
en esta guerra fría, silente
de virtudes aparentes
de pujanza y prepotencia
de metales letales y tsunamis enviados
es perentorio amar
para desarmar
y volver a empezar.



3

Difícil es entender si no has vivido
si no te has cansado de llorar en la llanura
en la llenura, en la cúspide
la ausencia de sentido, de Dios
tu propia ausencia.

Por eso sabrás de su hermosura
clamando a pleno pecho
solo y tu alma
dolorido.

Y penoso comprender
si no has andado y desandado
hiriendo - herido
lidiando contigo
en el camino.

Y si lo has hecho y aun
se te cuartea la piel, las manos, la lengua, la tersura
hermano, atrapa en los jirones
la sangre del poema, registra el privilegio
anímate, ama el oficio, expresa tu alegría
apégate a ella y al vacío.

Detén los relojes, reinicia
pero esta vez
libre de ti, de tu egoísmo
con la hoja en blanco y aliento de lactante.
No pierdas el tiempo y la memoria
no huyas de mi ni del vacío
cuando te duela el amor o el desamor
cuando te dicte la Voz
que es hora de ser lo que no fuiste
que es este el momento
de dragar.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Manía de querer

por graciela malagrida




te quiero porque te quiero
porque es inútil obviar
esta forma de pesar
corazones
cocoteros

te quiero porque te expelo
como a un poder que me encarga
renombrar a las estrellas
bautizarlas como a hijas
decirles que te he querido
desde el tiempo de los tiempos

y quiero más porque quiero
quererte así sin querer
como quien pasa y da un beso
como quien besa
al pasar

y voy por más
quiero más
cuando te siento querido
cuando te noto impaciente
por querer
quererme más

te quiero porque en mi puzzle
calza tu ficha, tu forma
sin tener que recortar
te quiero porque es mejor
querer
que volver a armar

y no te doy por perdido
y no te escucho vacío
y no te extraño de noche
cuando te veo dormido

te quiero cuando te escribo
poemas que buscan paz
te quiero cuando no estás
y en el impasse del sigilo
que Dios reserva a la luna
para esos, que quieren
más

te quiero porque sonríes
a la hora de llorar
...
y por esta loca manía
de quererte al natural

te quiero como las flores
saben querer a la luz
propinando sus perfumes
exentas de espada y cruz

[y quiero más porque quiero
quererte así sin querer
como quien pasa y da un beso
como quien besa
al pasar...
]

lunes, 1 de noviembre de 2010

Pócima 1 (néctar brillante)

por graciela malagrida




"Ahora puedo dar un paseo por la nubes, por otros mundos, por este terrario mío; sin estar pendiente del fulgor..." G.M.


esta luz
socava
las noches
y el tenebroso plazo
hasta el armiño

ya no duermo
por tanto, no me desvelo
ya no
no me siento trasnochada
abstinente, cuaresmal

sólo
sueño
auroras boreales
luceros
supernovas
y es
nuevamente
la luz
...


ella me hurga
sin intermitencia
inclemente
inocente
hasta la niña

me hace doler
las extremidades
me explora, me exige
paciencia
me molesta

y atraviesa las lágrimas
hasta la tinta
policromática
hasta la sangre
del espectro
visible

esta luz
tonifica
el denuedo.

jueves, 21 de octubre de 2010

Privanza de la Luna

por graciela malagrida


Hay indicios extravagantes
supuestos, que inculpan a la Luna
de incitación al reflejo del fulgor
de apología del esplendor
de encantamiento masivo
y ensueño.

La culpan por inducir al delirio
por promover el llamamiento de las musas
la tildan de activista, hechicera, casquivana
por comportarse así, cismática, disidente
fluorescente, dispersa en las aguas
a la hora del luto.

Sin embargo la quiero así
la prefiero de cualquier modo
supermodelo o fuera de forma
ultradelgada, preñada, redonda
sonriente, amarillenta …hasta menguante!
La distingo como sea, a como dé lugar
incluso noto su decoro, la templanza de su edad
su célebre modestia
en el despampanante acto del eclipse.

No me importa cómo, insisto en verla
en recordarla en mayo al podar los rosales
cada tarde, cuando despide al sol
tan tiernamente… cada noche
cuando besa mis párpados
desterrando “acasos”, hados y venturas
a la patria de las Trivias, a los abismos.

Me subleva pensar que la tratan de hereje
sólo porque unos cuántos alegan
haberse inmolado en su presencia.
¿Qué imprudencia ha cometido?
¿en qué lúgubre tentación ha incurrido?
¿cuál es la infracción, cuál el descuido de su luz?
¿pueden acusarla de abandono?

Ella es tan inocente
como el agua que rige en nuestros cuerpos.
Se diluye perspicaz, atinada
y comanda su propio ciclo
su cauce bermejo, hipodérmico
plateado.

Hay quienes quieren creer
que aún es virgen, que misteriosamente
ha dado a luz
estrellas fugaces, destellos, supernovas
…Pero yo
no me atrevo a agregar nada más
a su halo candoroso, inocuo
emancipado de toda acotación
mundana.

La absuelvo de culpa y cargo
la libero de falsas expectativas
acerca de sus ríos, de sus cráteres
de sus géiseres y rostros ocultos
pues toda ficción, invención, quimera
tiene raíz terrestre, humana, rastrera
ligera...ligera...

Y por último, la libero de mi, de mi voz
y de mi elipsis, porque en todos estos años
ha guardado silencio, ha reciclado
ingeniosamente, cada una de mis lágrimas
ha compilado los hechos más nimios
y me ha devuelto en tiempo y forma
un collar de gemas grises, versos pigmeos
aleaciones poéticas y pulidas razones
de cultivo.

Inculpan a la Luna los que aún
no han lavado en el espejo sus pecados
los que no han aprendido
el intrínseco sentido de la luz
los que nunca
la han visto
sonreir.

lunes, 18 de octubre de 2010

Pulgarcita

por graciela malagrida


¡Por poco soy la merienda de los aguiluchos...! G.M.



Fui feliz por un tiempo
cuando ignoraba el daño que causaba
rebuznar. Después creí
haber encontrado una puerta
una rústica escalera… ¡ilusa de mi!
Trastabillé y rodé de buenas a primeras
me raspé, sangré por la herida
como cualquier mortal… Esa fue
la mejor experiencia de mi vida.

Seguí mirando los pájaros al caminar
esta vez, pisando firme
rearmando archipiélagos
y mundos
remotos.

Fui feliz por un tiempo y la mitad de otro
y más, cuando decidí
mandar a la hoguera
relojes, Tsunamis, pesadillas…
cuando resolví perdonar
a ese hombrecito de barro
y lo rescaté de la lluvia
ácida.

Supuse que ese
fue el fin de las hostilidades
y el principio infinito
de la paz… ¿Crédula
caprichosa, lunática, poeta?
Si, todo junto! ¿te imaginas?
Yo, a paso de tortuga husmenando las flores
tu, en tu nave repulsa
remolcando tal corpulenta ambición...
Sólo cabe una pregunta: ¿cuál es…cuál
es
la canción?

Fui feliz
en contadas piezas de este puzzle:
contigo
despierta
soñando
sin ti.
Después creí que crecí

¡ilusa de mí!

Eché un vistazo al entorno
y sólo pude ver polen, uni-versos atómicos
cantares codificados
abejas, lamparillas, ogros huérfanos
enamorados de la Luna
y cientos, cientos de colibríes…

Fui feliz y acaudalada
infiltrándome en la holgura, la conciencia
la cordura, la sensatez, el acierto
de caminar sola y mi alma, descalza
malherida, en el desierto
sabiéndome tan
pero tan
pequeña
.
.
.

‎Fui feliz al saber que nací de una flor
hija de una semilla de cebada
nieta del deseo
de una madre lumbrera...
Y después de navegar por los ríos subterráneos
subcutáneos,sanguíneos, logré sujetarme a una mariposa
para alejarme de todos los peligros.
Entonces pude ver de lejos
y tomé conciencia y fuerzas
para emprender esta batalla cotidiana
en el mundo de las cosas grandes.

-"Siempre fuiste feliz
siempre
viviste en otro mundo
"- dijo mamá
expeliendo ese aroma a gnosis, esa esencia tan suya.
No entendí del todo sus palabras...Suspiramos...
Me senté en uno de sus pétalos
y dormí como un oso
hasta la hora en que el rocío me despierta
con esos poemas perfumados
que huelen a jazmines de leche
a nimia y vulgar belleza
a júbilo en pizcas, a mañana.

jueves, 14 de octubre de 2010

Treinta y tres

por graciela malagrida


Histórico rescate de los mineros chilenos.
Foto: El Diario Argentino



1

La Tierra se los tragó por varias lunas
los rumió, los sintió más que hijos
yo diría, tesoros
y al cabo de varios cabos atados allá afuera
los escupió de molde
con trozos de oro en las mochilas.

2

Aun era de noche, cuando el ducto sentía ausencia
y los socorristas, con el corazón en las manos
y lágrimas en los bolsillos
no podían hacer nada más
que llenar el hueco irremediable
que dejaron
atrás…

3

Hay fiesta en el desierto de Atacama
¿quién dijo que no existen
yacimientos humanos
o vetas de luz dragando corazones?

4

Un hombre se socava, donde la humedad y el calor
lo acercan al averno, donde el oro vale menos
que el aire, donde el alma busca el alma del hermano
que anima y se contenta con desentrañar pesares
donde Dios es confidente, fiel amigo, idéntica esperanza
del pobre, del labriego, del poeta, del minero .

5

-¡¡¡Se los tragó la Tierra!!! – retumbó el eco
en el más árido tracto del trópico de Capricornio
y su polvorosa voz se oyó en el Kalahari
tan estridente como en el Gran Desierto de Victoria
o en el Gran Arenoso o el de Gibson…
y nos despertó, súbitamente
pidiendo amor
a gritos.

6

El rescate de esas almas
nos reconcilió con el mundo
nos rebautizó: “Pacíficos”
cauterizó las heridas
hendidas en el pecho
de América Latina.

7

Y al final
de la última noche
al miramos los brazos
exhumamos que unidos a otros brazos
podíamos rodear el planeta
descorrer las cortinas de la metas
y atarnos al principio
bendito
que nos une.

Y al salir el sol
comprendimos que esas
lágrimas nuestras, no en vano
habían regado las íntimas llanuras, las pampas
las sabanas, las áridas mesetas y tantos pedregales
...Se habían escurrido buenamente
por barbechos, estepas y arenales. Nos habían ahogado
hasta el cansancio
hasta la entrega, la alianza
la cruzada.

Fue
al final de la noche
que sonrió la luna a las cámaras
a la última estrella
al último hombre
brillante.

sábado, 9 de octubre de 2010

Delivery

por graciela malagrida


Releo y pienso:- ¿quién escribió esto?-. Me repliego, me ultimo…cae alguna que otra lágrima, inevitablemente. Reinicio. G.M.



-“Letras a domicilio”- decía el cartel. Lo vi de lejos
no por lo grande, sino por el llamativo propósito
tan inusual. ¿Un delivery de letras? ¿quién podría
tener tal hambre, tal urgencia?. Bajé del auto, dispuesta
a buscar el timbre; dejé las luces encendidas, la llave puesta
y al dar el primer paso, se abrieron las puertas.
Había un mostrador vacío, un logo que parecía una Ñ
sillones rojos como labios y vidrios muy limpios, envolventes.
Nadie parecía sentir siquiera mi presencia. Mi
alto grado de curiosidad perforaba ya las paredes, cuando
vi una mujer que lentamente se acercaba por un largo pasillo.
Era, tan idéntica a mi, que empecé a sentir frío en las manos…
Me miró, me saludó con un tono familiar, me invitó
una taza de té y secó, esa lágrima que
salió rodando por mi mejilla. Luego
salimos a caminar en silencio
por un jardín circular, por tramos selvático
temático, pulcro, primoroso…
Todo era tan suyo como mío, nos parecíamos
tanto…si, mucho, pero con una salvedad
ella era yo, desposeída de mi, del terrario, del hormigueo
dueña de ese otro mundo, de los sueños
de los mullidos sillones en forma de besos
de las mariposas gigantes, de los alguaciles y bichos
de la luz, de las candelas, las luciérnagas, la luna en los fangales
de los jazmines de Túnez, de las trompetas de Cuba
de las orquídeas salvajes por siempre florecidas
y de los saltos… perdidos en vergeles.

Nos expedimos
intercambiamos tarjetas
prometimos llamarnos, a conciencia
y nos despedimos sin post data ni atenciones
yo diría “parcamente”, sin vacilaciones
ni nada más que agregar.

Releo y pienso:
- ¿quién escribió esto?-.

sábado, 2 de octubre de 2010

Mía Mantis



Religiosamente estás
mamboretá
con el oriente en esos dos
ojos tan raros
sin sacarle los tres
sencillos, medios
al céfiro, a la hoz
al atentado.

Solitaria me evocas
me repasas
me tienes me retienes
verdeazul, in-verso
cual presa entre tus patas.

Y no me resiento
no quedo espinosa
ni cárdena, no
no me defiendo
sólo estoy, quieta, muy quieta
y te miro de cerca, sin cercas
verjas, sin alambras.

Ya me has escuchado respirar
con tu oído extraño
desde el tórax
y no dudas en dejar
como yo
tu última muda… yerba, savia
hierba fresca.

Religiosamente vas
mamboretá, agresiva belleza
Mía Mantis, buen augurio
suspendiéndote en mis ramas
enseñándome a mutar
devorándote
la vida.

viernes, 1 de octubre de 2010

Cielos y calderas

por graciela malagrida



El espíritu es verdad
y viceversa.

Tan abstracto, tan
austero e inasible, tan
difícilmente comprensible
por este cuerpo opaco, quejumbroso
que escabroso, necio, ensangrentado
arrastra su pesar hasta la muerte.

La verdad se pulveriza en el crepúsculo
diserta puntualmente ante la duda
revela, conjura, resucita
y virgen, discurre con la luna
si hay vacantes para el sueño del poeta.

Y en el último acto lo despiertan
entusiasmado o triste, eso no cuenta
lo traspasan, lo bañan, lo enajenan
cual vestales
en los mares de la runa.

-El espíritu soy yo- susurra una
la otra exhibe volcanes, agudezas
y en las sienes inspiradas toman forma
cobran vida, carne, acento
diligencia.

Tan preciso y supremo es ese soplo
tan vulgar y bello, sacramental, embarrado
que alígero, versátil, fulminante
enhebra poetas y ángeles caídos
con calderas y cielos
con Dios y viceversa.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Intimo fuego

por graciela malagrida




1

De la luz
un espíritu emana
tímido, esfumado
en estupendos florilegios del crepúsculo
y oculta su rostro de algún modo
en el aura estupefacta
complementaria de la aurora…


2

Y es el fluir
añil
de esa luz primera
quien afina las cuerdas del poeta.

Así su lira, su plectro, su meollo
se infiltran ardorosos, a desfajo
en campos, urbes y andurriales.

Así el fluir, toma el mando de la pluma
y abre jirones, autopistas
y picadas.



3

Absorben pues
ascetas y poetas
el soplo que va de boca en boca
la intención del beso aquel que quema
y la unívoca moción, chispeante
de los cielos.


4

Y vuelcan juntos el cántaro sin culpa
y se adjudican la autoría compartida
y ganan su paga dignamente
y se enorgullecen de la inmodestia del gesto
de hendir semillas en la tierra y en el aire
donde todas las almas
se ventilan.


5

De la química
entre el poeta y la luz
resultan el deshielo
la flor que nos deshoja
el sutil aleteo de tantos, sedientos alguaciles
el fruto rojo, carmín, la dulce mora
y aquel pájaro azul, el del penacho
que lleva en su pico heno al nido
tu atenta mirada, tu hermosura.


6

Y hay gusanos de luz y luz de seda
y hebras doradas y crisálidas
y cientos de luciérnagas en estos cenagales
o en el limo adyacente a tantos brazos
afluentes torrentosos
de la trova.


7

Y en el fondo
del pardo ojo de agua
un sapo rapsoda deslucido
cree que puede irrumpir por irrumpir
sin clave de acceso al Paraíso
y de un solo salto, al cielo y sus diademas.

¡Qué tontería! ¿sólo porque ve
la luna y su séquito flúo
en el mismo espejo que Narciso? ¿sólo
porque se sabe príncipe y en ese mismo fondo
aspira al trono del temple, del fuego y la palabra?
¡Cuánta osadía!. Incluso como sapo puede ahogarse.

Lo cierto es, que en el fondo del fondo
todo es reflejo, eco sin piel
luz encarnada, sensible estela, corolario
de la doliente o alegre
lucha escogida, a conciencia
con la propia opacidad
con la desidia.

Y al ganar cada batalla
las bajas quedan a la vista
como el cuerpo del anhelo en carne viva
y a tiempo, a tiempo en el Olvido
que es mudo, ciego y encorvado.
Y vemos que algo sangra en el costado
y sonreímos, sonreímos...
a la cara del verso reversible
y a la cura.

Ya del fondo emerge añil, cauterizante
esa sublime luz primera.
Ya descuellas
y presumes entre otras
entre pocas
luz
de seda.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Pasaje de ida



Recordar tus primeras horas
me remite al hoy, al cielo
redondo y tranparente
de tus ojos.

Verte así, niño mío
ver tus alas de colibrí
agitando el aire de los días
catapulta los versos
al mañana.

Y eres mío por siempre
remozado leitmotiv
de mi corazón
de fresa.


[Chorus]

-¡Eres mío por siempre!-
canta enfática la Vida
y descubre el pastel
y revela el florilegio que ya
no le cabe en el pecho
...
y lo abraza y me abraza
derramando mil lágrimas
de miel.


jueves, 23 de septiembre de 2010

Gajes del oficio


a Youssef


"Sólo"
cuando se acentúa así
puede ser reemplazado
por "solamente"

"Solamente"
cuando se está "solo"
sin tilde o énfasis
necesitado y sediento
aprende uno a expresar
¡cuán solo
se siente!

No hay reelevos
en el banquillo de los acusados
no hay excusas para la autocorrección
¿nadie tiene lástima de ti? ¿acaso nadie entiende?
¿no es que todo le ocurre a todos?
¿nadie se apena al verte llorar?.
Solamente te acompaña Soledad.

Sólo te concierne
tu agujero negro
tu luna serena
tu mundo imperfecto
tu nudo en la garganta
tu espejo perplejo
y lo sabes y lo sueñas
y lo escribes y lo empeñas.

Solamente estás donde estás
porque has llegado a tu cima
conciente de los errores
sin correctores ni halagos
ni gomas de borrar, estragos
ni remordimientos.

"Sólo"
cuando se acentúa así
puede ser reemplazado
"solamente"
por ti.

martes, 21 de septiembre de 2010

El eterno equinoccio de las musas




Es cuestión de sentir
gotas pesadas en los pétalos
como brillantes en bruto
como topacios con pátina de yerba
como prismáticos tesoros, entre pastos.
Quizás también, de descalzarse
y cambiar la piel, extirpar la hiel
detectar la miel, libarla.

Se trata de “ser”
virtuosa flor entre las flores
no de verlas de afuera
señoriales, inmarchitas, intocables
en los cuentos de hadas
o en las sedientas almas
de los enamorados.

Es cuestión de vivir
la vida breve de una mariposa
de talar el talante
la cara opaca de las cosas. Es cuestión de expresar
como el aroma de la rosa, de sonar a brisa
a risa moza, a dulce euforia
a rezo tamizado.

Se trata simplemente
de no andar por ahí
rompiendo corazones
ignorando el poder absoluto
de la delicadeza. Se trata del color
del aura de la luna y de la fresa
porque ambas besan
de una u otra forma
la hermosura.

Se trata de nosotros
de sucumbir a los sueños en vigilia
del fluir permanente de las loas
del eterno equinoccio de las musas
de vernos y adentrarnos
en el espejo del río
y de los ojos del otro
sin ahogarnos. Es cuestión
de festejar como los pájaros
y ungir los actos
de lumbre y de ternura.


¡¡¡MUY FELIZ PRIMAVERA!!!

lunes, 20 de septiembre de 2010

La otra jangada

por graciela malagrida




No era una súplica
más bien sonaba a demanda
a réplica ahogada, a forma falaz
a llanterío acumulado que nadie quiere escuchar
a lágrimas de cocodrilo. Lo cierto es que ella
no levantaba vuelo.Pasaban los años
y seguía igual, parchando su soledad
viendo crecer su angustia, insalubremente
rindiéndose al hastío poco a poco
zurciendo sueños entre cuatro paredes.

No era una lata, claro que no!.
Esa ristra de palabras herrumbradas
habían ahuecado las paredes de su voz
por donde se filtraba ya
la tirria. Le dolía. Ella sangraba desazón.

Había dado un paso al frente
de la oscuridad hacia mi…- cuánta ceguera!.
Había usado sus yemas
para hablar conmigo en el mismo idioma.- y yo tan sorda!.
-Me hubiera mostrado un costado más afable
de haber sido dichosa
-… pensé, mientras limpiaba
los raspones que me produjo su último manotazo.

Me miré al espejo y vi el rostro de la crueldad.
El Yo que nadie quiere ver. El Yo que a nadie quiere.
El fuera de sí. El que pretende codearse con flores
que jamás ha plantado…

Había dado un paso al frente
de la oscuridad hacia mi…
como si hubiera visto un destello
la cola de un cometa
como si quisiera colgarse…y mi Yo
estaba molesto, como toro herido
dePlazas y encierros.

Me sacudí una y mil veces.
Sufrí su acritud, me hizo entrar
en su quejumbroso juego
en su laberinto carmín
me obligó a caminar en la cuerda floja
en la tabla, a punta de espada
bajo una filosa razón: su atasco.

Volví en mí recordando la almadía
la otra, la que va río abajo, río arriba.
Volví, reanimando el reflejo del sol
la solemne tenuidad de ese instante divino:
sola, hasta quizás, un poco circunspecta
pero a flote, silente, brillante y sobria
feliz...

Volví en mí
por ese hilo de plata
cantando, panza arriba
como un insecto pasajero
de los camalotales. Volví remando
rimando y siempre
derritiendo relojes
almas de grava
casquijos.

PD:
Dejé de verla como a Naípi
pues ésta lloraba poéticamente
por amor
...
Dejé que la sangre se transformara en agua
en verso y torrente
en catarata.
No sentí remordimiento alguno
al dejarla
fluir.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Superpoderes

por graciela malagrida



Puedo quererte sin querer
como el sol de las horas enlucidas
y puedo
tocarte los párpados, alegremente
para que sigas soñando
despierto, lince, inocente, remozado.

Puedo besarte, dulce fresa
y traspasar como flecha
el lapso que nos toca
y herirlo de luz y de mañana
y sanarlo con verdades
quitándole las vendas.

Puedo
construir sobre el pilar
del tiempo de los tiempos.

Puedo inducirte al poema
al mundo que hay dentro del mundo
al mundo sin máscaras, sin cáscaras
al cosmos nacarado.

Puedo extractarte
y llevar tu arroba en los bolsillos
tesoro mío, preludio, albor
espejo espirituoso.

Puedo bautizarte estrella
o pájaro exótico exultante
y el día que mengue la alegría
podrás posarte en mis manos
en mi boca, en mi vientre
en cada letra nonata
en el silencio sideral de mi congoja.

Puedes hacer lo que te plazca
arpegio de la luz…
tienes la clave para hacerme feliz
floreándome así, al pasar
dejándome entre pétalos
por siempre perfumada.

puedo tocarte los párpados
y salirme de las cláusulas, del pacto
queriéndote más
mucho más
de lo debido.

martes, 14 de septiembre de 2010

Aquática

por graciela malagrida


Autor: Andrea Favelli
Título: Gestación póstuma.
Técnica: Óleo sobre tela


estás adentro
flotando
como el espíritu del agua
.
.
.
pescando el afuera
como algo
extremadamente duro
doliente
.
.
.
zampas
y perpetúas el plectro
en la fluida prórroga
en las calmosas almas
...

te sitúas justo ahí
exponiéndote a esto
ahí
justo ahí
donde llorar
no cuesta nada
.
.
.

estás adentro
inalcanzable, amada y sola
¿quiénes han de comprender?
si estás en mi, elíptica, casi al alcance
de los líquidos brazos de las rimas
de los brebajes azules de esta primavera
si estás asi, licuando el ánimo
soltando lágrimas
que nadie
puede
ver…

ya estás adentro
indócil
desatando los nudos
disparándome flores
graciosa
musa mía.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Diario de una mariposa

por graciela malagrida

He observado que las mariposas alcanzan la eternidad delicadamente. Su lapso es etéreo. Sus alas, intocables. Su vuelo, motivo de suspiros y versos... despiertan hados. Por eso suelto mariposas. G.M.



Día 1

Estoy latiendo
envuelta en mi misma.
Permanezco
en absoluto silencio
gozosa, ermitaña
sintiéndome frágil.

:

Sé lo que soy. Sé para qué
estoy aquí, lidiando con este cuerpo
que pende
de un hilo
invisible.

Ya crecen de lado
alas
y veo cómo
las motiva el viento.


::

Siento natural atracción por las flores
sus colores invitan
a reconocerlas, a llamarlas
por sus nombres. Así
me las aprehendo
y empiezo a libar.


:::

Me acompañan abejas, abejorros
libélulas narcisistas
que pasan horas perdidas
mirándose en las gotas de rocío.
Es de madrugada
cuando el aroma
merodea y escolta.


::::

El sol atraviesa hasta dolerme
y no puedo hacer nada al respecto.
Debo ir de flor en flor, el tiempo apremia
y aún no he polinizado
todo lo que he visto.

La luz de luna aguijonea
y creo saber porqué…
Muevo las alas
en señal de rendibú
pues siento que el alma
empieza a desprenderse
en madrigales.


Día 2

Sé de orugas y crisálidas
sé de sed y néctar, de poemas
… sé de este minuto de certeza
y de la aurora. Sé de alturas
y de bóvedas celestes
sé de climas, de atmósferas beatas
sé de natas y cogollos
de sueños y meollos…

Sé que todo este saber
pesa y lastima… entorpece el vuelo.
Es hora de callar.


:::::

En unas horas
nada sabré, nada querré
no tendré algo nuevo por catar
ni la fortuna de ver
florar
una vez más
la vida breve.

No sabré de ti
si dejo de posarme en tu ventana
en tus dedos, en tus letras, en tus labios.

Y no sabrás de mí
si extravías las lecciones de vuelo en tu memoria
si me olvidas.

Por tanto
entraré por tu boca
te haré cosquillas en el vientre
cargaré las penas que hoy te aquejan
en la enorme dicha de quererte
y me iré, como un escapista
en un abrir y cerrar de ojos.

Sabrás siempre de mí en la primavera
cuando rebroten los árboles añosos
y por las noches
cuando irrumpa en el celaje luz de luna
comprenderás cuánto te quise
al enseñarte raudamente
pequeñeces, ligerezas, prontitudes
y mucho más
al momento de soltarte.

P.D.:
Sentirás tenuidad
y verás
el color de mis alas
en tus yemas.

La recta

por graciela malagrida


“Es como el horizonte cuando miramos el atardecer… “ Teresita Kozienko.



1
En la sucesión infinita
de letras maestras, una mujer
desdibuja la línea de su propio tiempo
y explica:
En toda recta hay dos puntos importantes
la partida, donde suelen levantarse banderas a cuadros
y la llegada, donde alguien, siempre
nos espera feliz.

2
Ella sonríe causalmente
y se vuelve líquida
para alimentar a sus ramales.
Ellos la miran
la absorben, la abstraen
y vuelven a la recta.

3
Propaga dulzura, zumbando
en la geométrica muestra
de la vida.

4
El viento empuja la recta
se esmera en alinear la lluvia…
y detrás de esas lágrimas
de Dios emocionado
una mirada oblicua, transparente
vigila nuestros pasos.

5
Al principio de la recta
Ella.

En cada punto
Ella.

Al final
descubrimos de su mano
qué tan bueno fue escalar el Everest
y cuánto mejor, regresar
volver a inicio.

6
Multiplicamos, sumamos
cuando el entorno dividido, resta
¿a quién debemos tanta sensatez
sino al Creador de constantes y variables
sino al paradigma del amor
hecho mujer?.


7
¿Cómo olvidar tu nombre?
nos enseñaste el cielo como emblema
¿cómo olvidar tu rostro?
si en los días aciagos es el sol
¿cómo trazar la recta sin tus pautas?
¿cómo es andar la vida
sin tu amor?

(bis)
En la sucesión infinita
de afectos
una lumbrera- mujer
desdibuja
la línea
del tiempo
.
.
.

martes, 31 de agosto de 2010

Juegos de Flora

por graciela malagrida




1

Vivo debajo de los pétalos.
Camino a paso de hormiga. Hurgo
y ando sin apuro. Voy y vengo así
sin nombre, ropa o maquillaje. Por la noche
me hospedan las luciérnagas…
y el alba me despierta pulcramente
rociándome elixires.

Así vivo, aquí mismo
sintiéndome tan
privilegiada.


2

Pensé que los lapachos
buscaban llamar la atención en otoño
alojando aves exóticas en sus ramas peladas...
eso pensé sinceramente... hasta que florecieron.

También creí que las azaleas
inhibían su aroma
y en efecto, lo hacen
hasta que sueltan todo el color.

Luego vi los jazmines
blancos y violeta
y volqué el reloj de arena…

Ah! esos jazmines!
remozaron la tinta, el leitmotiv
la alegre ciencia
de la niña-mariposa.


3

Últimamente he descubierto
que me emocionan las mudas
y que acepto sin “peros”
todas las formas dialectales.

El laxo sitio del silencio
permite adaptaciones
agencia armonías
conquista.


(bis)

Vivo aquí, así
entre madreselvas y orquídeas
entre explosiones
implosionando.

Vivo en un observatorio
entre cosas pequeñas para el mundo.
Salgo de a ratos, me asoleo, me sonrojo
participo en los juegos de Flora
y veo veo...

Vivo así, aquí mismo
como una infanta
alegre y persuadida
por esta párvula
fastuosa primavera
...

miércoles, 25 de agosto de 2010

Aspavientos




“Te mueres… por faltar a la verdad y salir a vender
carneros degollados. Por tan poco te vas
quién sabe adónde…” G.M.




1

Ha muerto otro pez
por abrir la boca
en la mar de alharacas
pasionales.

Un gato ha caído del tejado
apostando su última vida
a que enterraba a otro.
Ahora “vive” muerto por “ella”.

Y la áspid, no se pisa
pero muerde su lengua
por sentir el miedo
de la supuesta víctima.

Así que el ratón, corre a su raja
y ya en camino:
“¡Oooh queso! queso!”
y trampa!.



2

Por la palabra y el gesto es que estás muerto
por resistirte a amar como es debido
por negar más de tres veces
con el habla bifurcada.

Por comprar buzones marchas preso.
Por permitir un beso
por negarlo.


3

Sinrazón
que del presunto corazón devienes
decapitas los días, la mesura
con el implacable filo de los gestos.
Condenas la mirada al retrovisor.
Enjaulas el alba con tu morbo
mas la eutirmia que vive en el poema
te aventaja. Florece el verso antes de tiempo
trasmuta la energía
y te reseca.

Aquello que se ha ido no regresa
no hay forma de traerlo, no respira.
Por eso es que el poeta con la lira
espanta cuervos, incluso
cuando duerme, cuando calla
cuando mira.

jueves, 19 de agosto de 2010

Simuladores de vuelo

por graciela malagrida


1

Sólo necesito cierta claridad
la sutil, la que entra por los poros
la que concibe, traspasa
asimila, libera
toda materia.

¿Será más fácil así
agenciar la eternidad?


2

Necesito cada vez menos.
Han variado mis gustos
lo reconozco. Hoy prefiero estar atenta
a las señales de los púlsares
o ver cómo se arman las tormentas
que anuncian la primavera.


3

A tal fin
voy a soltar todas
las semillas voladoras
los secretos inhumados entre ácaros
las palabras que no caben en el pecho.

A tal fin
voy a irme de lengua
en el espíritu.


4

¿Será espinoso el nadir?
no para las aves
¿acaso inalcanzable el cenit?
no para el poeta


5

Unos
creen entender
y plagian almos.
Otros
pretenden juzgar
a las almas.

Ni un tornado
levanta a los rastreros.


6

Hay seres que aman lo que son
por eso pueden
salirse de sí mismos

como hay buscadores de fulgores
en fuentes apócrifas
que mueren en sus vórtices.


7

Una caricia
de la luz

¿qué más hace falta
para extirpar tanta necedad?

Sólo querer
despertar.

martes, 17 de agosto de 2010

Holgura de ti

por graciela malagrida



Pude haber mixturado de otro modo
más azul, menos rosa en la paleta
pero me di cuenta tarde, cuando ya
se había infiltrado en nuestro cuadro
la ausencia de color... (¡cuánto lo siento!)

Pude haber pedido ayuda
pero logré salir a flote
nadando hasta aquel
paraíso
de silencio.

Pude haber estado triste
y en simultáneo
sonriente - despoblada
... ¡qué más da!
apenas lo recuerdo.

Pude haberte amado a tu manera
o impostado la voz para ser de tu apetencia
pero no supe, no quise o tal vez
no valió la pena
traicionarme.

Pude haber atado mis manos
para evadir la soltura de la rima
la euritmia, el beso al verso
la poética "locura"
pero decidí levar anclas de los lagrimales
y quitarte las vendas
los lastres, las cadenas
con estas llaves
mágicas.

Pude haberte amado a mi manera
pero puse punto y aparte
"¡y a otra cosa mariposa!".
Pude fingir como todos los mortales
pude haberme embriagado con pócimas para olvidar
pero opté por exhumar
¿porqué te elegí? ¿porqué?
y sentí, sentí
holgura de ti.

Así que incliné la copa
y en tu nombre
tragué tres gotas
del suero
de la verdad
.
.
.

jueves, 12 de agosto de 2010

Los quiénes y el síndrome del príncipe azul

por graciela malagrida




¿quién se declara “tu amado” desde que eres alado?
¿quién vuela tan alto?
¿quién fulgura
en el auge de tus rimas?

¿quién discierne en la cadencia de todos tus silencios?
¿quién crece a tu lado consonante?
¿quién quema con la lengua? ¿quién se hiende?
¿quién muere como un pez clavado en el señuelo?
¿quién baja de tu mente sigiloso? ¿quién
cual gato de angora sin paracaídas?

¿quién se encandila con tus párpados cerrados
en medio de la noche? ¿quién
pasa revista a tus sueños, besa tus manos diligentes
y pone pétalos debajo de la almohada?

¿quién te dijo que descreas
o que sufres del síndrome del príncipe azul?

miércoles, 11 de agosto de 2010

Vacíos y raudales

por graciela malagrida


1

No tengo olfato, pero esa fragancia
entre mirtos y jazmines
esa, de pensamientos
entra por los ojos.

No tengo tacto. Dichosamente
digo la verdad: - me place la luz
la calidez esa, de los flúores momentos
y los nobles intentos
del hombre
por aprehender a Dios
-

Carezco de toda mezquindad
pues he afilado
el gusto por lo ácido
hasta afinar
las dulces cuerdas de la lira
…………………………
Desde entonces, todo me sobra
y no tengo excusas para amarte
ni nada para darte
apenas esta voz
sin pena.


2

Carezco de carencias
te aseguro. He visto el mundo
desde el cielo, el mundo desde el mundo
desde el vientre, desde el Hades ...
He visto al alba sonreír
desnuda, en brazos del ocaso.
Te he visto en sueños, sin ajuares
tal como eres, quejumbroso, bravío
aliento de la mar, amado mío. Ya nada
me hace falta.


3

Me hiciste feliz
como el agua en el principio
gaseoso entre fluires
coagulando el espectro
a modo de evidencia.

Me haces feliz como el sereno
aliento del verso
condensado.

Te siento feliz
grumoso… cuando el día
raya las ventanas.
Y nada me hace falta, amado mío
te aseguro.

sábado, 7 de agosto de 2010

bis =)

por graciela malagrida



Un rastro del atardecer
se incrustó en el retrovisor
por décimas de segundos
… y selló la salida de los lamentos
de las lágrimas de sal que no llegan al mar
secándolas bajo el sol
por siempre, por siempre jamás. G.M.


El destello entró por mi boca
usurpándome el aliento
hasta torcer mi voluntad.

Sonreí, como primer impulso
sintiendo la informal
llenura en el ánimo.

Sonreí aterciopelada, rosa
pues tal sutileza, increíblemente
me tornó de hierro.

Jamás pude volver a llorar
excepto bajo el efecto lúcido, perfecto
del poema

así que sonreí al recordar
el irreflexivo acto reflejo
susesiva...desprendida...mente

El destello salió de mi boca
sin cerrar la puerta. Y fue de boca en boca
multiplicando su indemne

fin.

sábado, 31 de julio de 2010

Cálculos auxiliares

por graciela malagrida


¿Cuántos comen de una semilla?
¿cuántos
de sus frutos?

¿Cuántos siguen tu juego en el tablero?
¿cuántos tus ojos de lince? ¿cuántos
tu vuelo de pájaro en la noche?

¿Cuántos te quitan el habla?
¿cuántos te ignoran, te pisan
te atraviesan?. ¿Cuántos de ellos
han comido de tus manos?

¿Cuánto puede dolerte la impiedad?
¿cuánto salen la honradez, la modestia, el corazón
en el mercado de pulgas?

Te amotinas como el polvo que presagia las tormentas.
Te subleva hasta las venas la codicia de algunos. Te resistes
a odiarlos, a vivir en la ignominia, en el espiral de la vergüenza
por faltar alguna vez
a la palabra.

Te despiertas y me incitas
a plantar banderas y semillas
y asumimos juntos la certeza. Así
sólo así, cierran los números:
“uno más uno
es igual
a uno”


Suspiras hondamente


Te restaura el semblante el resultado
vuelves la vista al piélago de Dios, a su horizonte
y te sientas a pescar, conmigo
en las orillas.

miércoles, 28 de julio de 2010

Observatorio





Lo notable es que la atracción gravitatoria, no interfiere en la acelerada expansión del uni-verso… G.M.


Artwork de Andrea Favelli - Espíritu (autorretrato)



1

En mi cielo íntimo
orbitan tres lunas
y es habitual ver sus fases
sus eclipses y mareas
lunisolares
.


2

En éste
recóndito cielo mío
sobran
energía radiante y mares
de tranquilidad...


3

Bien sabes, que no es ningún secreto
sortear todas las fronteras
entre estrellas y agujeros negros
sin colapsar.


4

Me distraes mi amor
extraña estrella
te distraes titilando
shhhhhh…quédate quieta
déjame escuchar
este silencio
sideral.


5

Desde esta torre comprendí
que escribo al ritmo
de Dios multiplicado
en partículas subatómicas
que vivo al compás
de un sinnúmero de púlsares
que perforan
mi Yo
por encargo.


6

Brilla. No te debilites amor mío
no agotes tus emisiones
cuando ya
no me tengas cerca.


7

Brilla impar junto al mar.
No te aferres a la cola
de una excéntrica
estrella fugaz.


8

¡Habitúate al acento de la luz!
una estrella es una estrella
jamás pasa inadvertida.


9

Nutre tu halo
bajo esta
opulenta claridad.


10

Ven aquí amor mío
ven a auscultar la pulcra sinfonía
del día y de la noche.
Ven, quédate donde quieras
en un techo atestado de nubes, en mi fresca cúpula fresa
en la memoria frágil de los mendigos de las luces
o en las sienes eternales del poeta. Ven aquí
amor mío, siéntete a tus anchas… sólo voy
a contemplarte.

viernes, 23 de julio de 2010

De epítetos y efectos naturales

por graciela malagrida


En un momento todo se reduce a un adjetivo y toma cuerpo. G.M.


´
Las aves califican a los árboles
de aptos o no
hasta establecerse
en una rama.


´´
Una comunidad de hormigas coloradas
manda señales organizadamente
y cataloga de bueno
el alimento verdehoja.


´´´
Un perro vagabundo
mira a una jauría y corre hacia ella
pues entiende que son, pares.


´´´´
Un ama de casa imita a esa chica de la tv
compra el jabón baja espuma
blanqueador, aromas del bosque
en una góndola de supermercado
y vuelve volando en su esponjoso sueño
sonriente, a la rutina.


´´´´´
Alguien que habla consigo mismo expresa:
- me gusta esta canción -
y tararea su fonética, hasta atravesarse el alma.
Luego sus amigos en red
presionan "me gusta".


´´´´´´
"Esto no es una cadena"
versa el asunto
pero al ser un pedido solidario
todos reenvían el email
prácticamente sin leerlo
...
Luego las grandes cadenas
hacen spam seguido de un lindo =)
y te siguen comiendo
vivo.


´´´´´´´
Uno mira a otro. Piensan
lo que piensan, adjetivan
se agregan valor, se arrepienten.
Siguen caminando
por veredas diferentes
en sentido opuesto...
pero a tiempo se desdicen
voltean y corren
al encuentro.


´´´´´´´´

Te apodo
cariñosamente
"Flor de Lotto"
te ríes... ignoras
que te he reiniciado
al estado puro. Y no
no te das cuenta
lo que he logrado
sacarte. Después de todo
qué importa, soy sólo
una abeja zumbona
detrás
de la dulzura.


´´´´´´´´´
Ella piensa en él
de tal modo
que el príncipe sapo
deja de croarle a la luna
trasmuta
y la besa.

sábado, 17 de julio de 2010

La interfaz de los fantasmas

por graciela malagrida



Habitualmente actúan mediante manipulación directa, disfrazan de “amigable” aquel averno donde viven sollozando. Nos llaman intérpretes, si nos llaman. ¿Cómo honrar a los poetas que han avistado sus funestos planes?. Niegan a quienes vieron sus rostros fúnebres bajo el maquillaje. Se hacen rogar, se dan aires que ayer ni soñaban… Se contradicen, objetan alegremente las razones de la luz y vuelven a sus lúgubres cavernas… G.M.


=

Tengo una tenebrosa sensación
la del engaño a gran escala. Es molesta
congela los cuerpos, mete miedo, paraliza
mata hasta el último destello
en los ojos de agua.


==

¿Todo
para intimidar
a ciertos corazones?.


===

Ja ja
¡Cuánta vanidad!
algunos, contados con los dedos
no tenemos etiqueta
ni precio.


====

Rehuyo de los entornos gráficos
que facilitan las cosas. Por eso los pongo
bajo la lupa. Y sospecho
de quienes creen que crecen, evadiendo
el tortuoso proceso
de aprender.


=====

Dicho lo dicho
vuelvo al entorno de la luna y sus vagos contornos
al alma que añora la paz, al corazón transido de pesares
que aun, levanta vuelo. Retorno a la proeza de la tinta
al sueño secreto de todos los poetas
al discreto esbozo de una cómplice sonrisa
a otro sistema, más operativo. Regreso
al silencio, al trabajo
y a la carga.

miércoles, 14 de julio de 2010

Post Scriptum




Al nacer, la palabra se nos despega y suavemente, se recuesta en el silencio. G.M.




1

Cuando se ha escrito acerca de las cosas
cuando se las ha honrado debidamente
todo tiembla y reluce
suma vida a la vida delante de los ojos:
las manos tan inquietas como las copas de los árboles
los niños correteando con su perro
esa vecina madrugadora
que barre su muerte cada día
tan
enérgicamente…


2

Renombrando el mar
pude ver que por debajo
ciertos arrecifes coralinos
lucen tan blancos
que no necesito contener
la respiración.


3

Después de describirlos por años
descubrí lugares sagrados
que nunca visitamos.
Uno colosal
es el silencio.


4

No me quedan dudas:
nuestro lapso es divino
gracias a este
“relucir”.


5

Voy trazando
un camino
de regreso
a lo sagrado.

Poéticamente hablando
sirve para unir, primeramente
dos puntos
.
.
y luego
va por más, hasta la meta...

(que esto quede
entre nos.)

6

Pero volvamos al silencio
en puntas de pie
y fijemos la mirada
en la mirada
perdida.


7

Cuando escribimos acerca de los otros
hemos salido del cuerpo, tantas veces
muy a pesar nuestro, para escudriñar.
Ya hay un vínculo creado, ineludible
que unge de cadencia sempiterna
cada acto y su entorno, el resto de la vida.

Cuando escribimos así, henchidos de promesas
dotados de sentido, circunspectos, escamados
no hay mérito sino emisiones de otra inteligencia.
Luego hay paga, sí claro, la misma conversión en el camino
y una tregua apacible, que nos quita el habla
hasta la próxima.

Cuando escribimos, soltamos las palabras.
Ellas vuelan en bandadas. Las vemos ir
las perdemos en el horizonte...sin reclamos.
Mas ellas, como los pájaros que han comido de tus manos
difícilmente vuelvan, alguna vez, quizás
a picoarte la ventana
sin flores...
sin flores en el pico.

viernes, 9 de julio de 2010

El modulor



“Algo sí anhelo… es, esa fragilidad que convierte a la alegría, en efecto de luz.” G.M
.


1

Gigante y mordaz
este prototipo
aspira a más:
transparencia
elocuencia
virtud.

2

Supongo que a tal fruto
deberé picar el corazón
y modular hasta la voz
antes de plantar
otro lucernario...

3

¿La razón del vano?
radica en un número plateado
es extrema y media
áurea,dorada
una divina proporción.
¿La razón del dolor que produce
la razón?
Pues, déjame decirte algo más doloroso:
no hay otra forma. Es, el necesario
lugar de paso
de la claridad.

jueves, 8 de julio de 2010

De tontos y sensibles


Sólo algunos
escriben con sangre
el nombre del asesino. Muy pocos eligen
abandonar el cuerpo... Algunos cuelgan las alas
"los otros", vuelan. G.M.



los muy sensibles
mueren día a día
cavando su fosa

los muy tontos
los notan muy sensibles
y creen sacar tajada
frescamente

ni unos
ni otros
logran sortear
la oscuridad:

los primeros caen
en agujeros negros

los últimos, por miserables
nunca serán primeros
ni en la memoria
de los últimos.

miércoles, 7 de julio de 2010

Diario de pasiones

por graciela malagrida


1

Te lo dije de todas las maneras
fui amanerada,- digo, manierista-
luego altruista como una mariposa
elitista, al pretender vislumbre
en la vulgar belleza de la saga…
y consumista, sí, devota
de tu boca sin cerrojo
de tu boca bienhablada.


2

No me viste o peor
te divertí, te sonreí, acaricié tu desazón
tu comezón, tu insipidez, tu estupidez
y fui propietaria de eso y mucho más
de la noche a la mañana.


3

Y me dijiste: -no te entiendo-
así que decidí estilizar el vocablo hasta el bostezo
hasta el deceso de la voz
que me alegraba…


4

Te lo dije de todas las maneras
pero en vano, no hubo forma
de hacerte entrar
en mi pequeña caja
de música…


5

Fue tan
pero tan inútil
quererte así, seráficamente
fuera del Paraíso… que creé nuevas especies
infrecuentes, opulentas, luminosas
para sentirme viva
y recobré el sentido de la oda
de la matriz del amor
muy lejos de Cupido.


6

No tuve memoria después de lo ocurrido.
De fruición y baños en agua de rosas fueron mis días
como era de esperar. Me llamaron “jazmín
flor de lis, pequeño lirio, encanto mío…”
y no escuché hasta aquella voz
que hizo sonar, antes de ser
sólo una voz
todas las campanas.


7

Conmovió de cabo a rabo
hasta el confín de las liras
hasta los Polos, hasta el íntimo cimbronazo
en los corazones hundidos de los témpanos.
Fue amor a simple vista, primigenio y dorsal
sin previa cita a ciegas. Fue fiesta sin perdices
ni fuegos artificiales. Fue célebre y frugal
como saben ser los grandes amores de la historia. Fue
popularmente conocido
bajo el nombre
de “Dios”.

Conmovió hasta las musas
por la eternidad y un día
por siempre jamás.

lunes, 5 de julio de 2010

Evan

por graciela malagrida


"YHWH Is Gracious"



1

Cuando el deseo se hizo carne
y lloró prístinamente la palabra
cuando bautizó el sol un día cualquiera
pronunció Dios su nombre
como las olas del mar en tus oídos.
Y fue su voluntad indisoluble
quién cobró vida en el retoño.


2

Cuando se apaguen las luces
y todos tiemblen, con el alma en un hilo
el joven guerrero, el síncopa de Evangelos
será una luz, una candela
evidencia del Genio de los genios.


3

Y cerraremos las ventanas y las puertas
sin mirar para afuera
hasta que todo pase…
Y volveré a verte niño, derivado de Eva
alabaré como versa tu alias
pondré la fe sobre las nuevas estrellas
por el tiempo de los tiempos
en cada pasaje-paisaje
del poema.

Cosidas por los pies

por graciela malagrida


a la sombra de Andrea y de las letras, a mi sombra.


Sombra de sombras
lavas tus culpas en el agua
y toda esa, cosa negra
esa falta de brillo, esa apariencia
aquella fama que te han hecho
se diluyen...

Te tornas ala en forma de lengüeta
cuerpo, fresno, viscosa voz
misterio en la memoria. Y eres
sámara en otoño, estigma de tu estigma
al principio de la siguiente primavera.

Quizás logres escapar
del lector de sombras
del vicio lunar, de la deshonra.
Quizás seas la sin mancha
haciendo borrón y cuenta nueva
.
.
.
¡Qué más da! estamos solas
cosidas por los pies
y remendadas. ¡Qué más da!
nadie nos ve o "lo disimulan"...
Así que no te "asombres", no pliegues el ceño
no preguntes. De veras no hace falta.
Esto lo sé más por vieja que por sombra.
Lo sé de buena tinta
y no sé nada.

viernes, 2 de julio de 2010

Galería del querer

por graciela malagrida




No me atrevo a descubrir tu desconsuelo.
Temo que al hacerlo, corte el llanto de los sauces
o tambaleen las aves en su vuelo
sin escalas a la gloria del desvelo. Temo echar a perder tu decisión
de amar a las sombras hasta convertirte en una.
Temo, derramar ritmo al elipsis
que hace tiempo te tiene arrinconado. Y no me atrevo
no, no…siquiera a reír como acostumbro
cuando me ves así, con esos ojos mustios
de rumiante degollado.

No me atrevo a describir esta alegría
anaranjada y azul, viscosa y perfumada
cuando a tu juicio, agoniza el cielo en el crepúsculo.
Pero insinuaré una cosa, tu nombre aun huele a rosas
a humeante infusión de madrugada... Y es extraño
te quiero a como dé lugar y doy lugar
a otro “te quiero” en la historia de nunca acabar.

PD: Por favor, excúsame, escúchame
tampoco me atrevo a eclipsar
ni por un instante el mandato de la luz
y me niego a serle infiel
a la euritmia indócil que me invade
cuando te veo venir, cuando camino hacia ti
o hacia el poema

Si temo perderte, me pierdo en el fragmento
el portento, el canto, el paso lento
de este ritmo animoso
que ha ganado su espacio en mi tiempo sin tiempo
en mi reposo, en mi sueño, en mi collado.

Por favor expéleme de una vez
amado mío, con naturalidad
sin culpas, despréndete
como el primer albor
lo hace con la Luna.

Óbito y brote (la sexta extinción)



¿Podremos detener la devastación de nuestro planeta y salvar nuestra propia especie?. Niles Eldredge



1

¿Alegas que son tus variaciones orbitales
las causantes de períodos glaciares
en la “era reciente"?. No me acostumbro, lo siento.
Se me habían derretido varias capas ya
me había habituado a tu calidez, al deshielo
a su evidente aporte al ascenso del nivel del mar
al veranillo de San Juan, a las mariposas…

2

Hoy por hoy, echo por tierra
las causas del desamor, por cuanto
me parecen exógenas, nada tienen que ver
contigo, conmigo. Mira este cuadro, mírame bien
lo he soportado todo: actividad de supervolcanes
impacto de asteroides, hasta fuertes azotes de vientos estelares!
y nada me ha extinguido. Mas estas variaciones lapidarias
irán afectando poco a poco, el sistema solar interior
nuestra alegría
.
.
.

3

Voy a impedirlo, lo siento.
Mi convicción extirpa
la Hipótesis de Shiva:

Digo
-“Te amo”-
y el eco del antiguo amor
bate los cielos
hasta extraer de su vientre
seres maravillosos

Dices
-“Te amo”-
y el árbol de nuestro paraíso
perfuma el mundo
con sus retoños

(bis)