sábado, 10 de marzo de 2007

No tengo tiempo para morir



no tengo tiempo
para morir
cuando leo Lorca y los demás
cuando Aragón está loco por Elsa
cuando el viento sopla fuerte
cuando abra la ventana
cuando la herida no sana
cuando el hielo se derrite al sol
cuando hace bueno
cuando hace frío
cuando hace calor
cuando el vecino pone la música a tope
cuando celebras tu cumpleaños
sin tartas, sin velas, sin fuegos artificiales
cuando se forma vaho en los cristales
cuando me gusta la gente que frecuentas
cuando me encanta andar descalzo sobre tus párpados
cuando acabo los deberes y me voy a jugar
cuando mi casa está en llamas
cuando no tengo fe
cuando tengo ganas de dejarlo todo
cuando no consigo poner en marcha esta máquina mágica
cuando me acuerdo de la madre
cuando me acaba de suceder una cosa extraordinaria
cuando la gente pasa de lo que yo opine
cuando el pastor toca la flauta
cuando viajo al extranjero
cuando no puedo hacerlo todo a la vez
cuando me apetece tu pampa tan fértil
cuando la tierra gira alrededor del corazón
cuando necesito una almohada para dormir
cuando la sala se llena sólo con tus olores
cuando esos dos se quieren con locura
cuando tú mismo = yo mismo por defecto
cuando no puedo hacer milagros
cuando me siento culpable
por lo que te he dicho, el domingo pasado
cuando no consigo pronunciar bien tu nombre
cuando los poetas, vivos y muertos, vuelan bajo
cuando no encuentro el negativo de tu foto
cuando no me agrada del todo
cuando los veo a todos o las veo a todas
cuando te molesto
cuando te llamo, te hablo, te oigo, te veo
cuando lo sabe todo Túnez o el universo todo
cuando no se ve nada a través del cristal
cuando utilizo tus propios ojos para ver
cuando te amo
sin que el diablo se diese cuenta
cuando todo o nada
cuando no hay nadie
cuando y cuando y cuando..
yo..
-con toda sencillez-
te echo de menos
y
me siento solo y multiplo
a punto de llorar.

1 comentario:

  1. Sonrreir es bueno, pero no lo es todo, vivir es bueno pero, no siempre es facil.

    Las hojas caidas del otoño,me hacen verte en la niebla, mientras el viento trae tu aroma, la mente se desconecta de un mundo para llegar a otro.

    A donde mis pasos llegaran a ti, a donde no alcanzare el limite y siempre estare despierto, a donde tu nombre es la clave de mi descanso.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!