martes, 7 de diciembre de 2010

Neogénesis

Nos faltaban ojos para ver más allá. Queríamos saber qué había en la trastienda. Creo que por eso, sólo por eso, investigábamos las raíces milagrosas del amor… y seguíamos en silencio, los infinitos pasos encendidos. G.M.



1

Mi expuesta intención
al mirar así el cielo
no era otra que dilucidar
el tizne azul del atardecer…
sí, lo confieso. Por eso fui
quedando añil poco a poco
sutil añil, luego turquesa
verdeazulada, celeste
azul mar, abierto, azul sereno
petróleo azul, tinta virtuosa
de cada noche, cada noche sin ritmo
tiento, pulso, acierto
sin voz ni reina…
florecida.

2

Habiéndose adentrado así el matiz
la irisación, la gama, el prisma en el pretexto
sólo faltaba la horma de la luna
y una matriz fecunda para el sequito de estrellas
tu sonrisa feliz, en el filo del crepúsculo
y ciertos atisbos, sólo algunos
sobre el agua.

Así, mi intrínseca intención modeló el verso
desde el aliento lumínico
de cada ser que sueña
y lanza u oculta
uno o mil deseos en el iris
en los latidos furtivos
en las corazonadas.

3

Supongo que debo agradecer el ahogo
la urgencia, la carestía y ¿porqué no?
el hado… pues nunca hubiera desarrollado alas
de otro modo. Pasé años imaginándolas
esbozándolas, en una hoja rayada de poemas
e interminables listas de “cosas por hacer”...

-Primero lo primero- repetía
y echaba a volar
alegremente.

4

Era esa mirada a los ojos de la gente
al suelo, a la raíz de todos los sucesos
al beso en flor, seráfico, bajo la lluvia
la que convertía a un día cualquiera
en un evento dichoso en el calendario.
Me acorazaba así de las noticias
del color amarillo, de lo que no me parecía real
sinceramente. Era por esa mirada inspiradora
y por el revoloteo de las mariposas
ligero, tenue, que todos conocemos
que escribía y dibujaba, noche a noche
garabatos, garabatos.. .

5

Así, mi dichosa intención
una vez, modeló este Cosmos privado
religando entrañablemente
contigo y con la vida. Así logré
escabullirme de un Yo
que sencillamente, no me encarnaba.
Con firmeza, puse pies en polvorosa
y sin miedo, en su lugar: "de patitas en la calle".

6

Mi expuesta intención
al verte así desde el cielo
nunca fue otra
que dilucidar
el tizne azul
de tu mirar…

7

Oscurezco
si
y sólo si
siento el aire fresco
de la aurora.

Me nublo
para lloverte mejor.

Apago esta voz
amor
porque ya es hora
de bebernos las palabras.

Amanece… y aun te miro
mejor dicho, hurgo
debajo de tus párpados
en busca de ese Edén
de una “patria de poetas”
prometida...

Desentierro los sueños perdidos
indago, añil-azul a la hora usual
hasta que cae
cae
cae
precipitadamente
una
estrella.

[y al octavo día...]

Me despejo por ti
frente al espejo del río
y me río de mi
inocente-mente
...
si, claro
lo hago para verte
"para verte mejor"

1 comentario:

  1. este poema poderia chamar: hino ao amor.
    que belo! mui belo.
    grace esta poesia revela uma paixão doce sem enganos nem sobresaltos uma paixão juvenil em plena anos maduros. Um amor onde apenas se entregar é o que vale sem remorsos e nem preparação. amor autentico e mareado(embebecido).

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!