martes, 21 de marzo de 2006

Sepia Otoñal


Estuve este domingo con Mamushka y Jab...haciendo de todo un poco en el patio: podando, bloggeando, googleando, escribiendo, comiendo mandarinas como cuando eramos chicos...


Divino eso de cada cual hacer un poco lo que tiene ganas, en silencio y de vez en cuando un : -¿Quién quiere un tereeeeeeeeeeeee? hay que hacerlooooo...y otro que a las cansadas y sin despegar los dedos de la lap decía: -Me parece que no hay hielo! no busco! canté, canté primero!- ...

-Bueno dale! vení Malagreid! ayudame a cortar un bracito de este cactus, me pinchó el desgraciado!- decía Mamushka con cara de dolor...mientras yo le pasaba un tramontina y Jab probaba las bondades de un programa de voz con Alesiemprenlinea.
Jaja! con esos auriculares parecés un sea monkey -pensé- y no se lo dije porque iba a pecar de ochentera (recuerdo que mis sea monkeys nunca nacieron) y no tengo la certeza que él se haya interesado en comprarlos...mmmmh...En fin uno siempre se queda con serias dudas acerca del pasado de los que más quiere ¡ajajajajaja! (qué serio ¿eh?)

Ciertamente la tarde se llenó de historias, de poesía y nosotros las escribimos. Todo fue como era entonces, como es de certera e inefable la calidez entre amigos.

Si alguien me pregunta ¿qué hay de bueno en mi vida? (que te juro que me lo preguntaron!!! deberé mostrarlo más?), tengo más respuestas que pelos en la cabeza.

De hecho, la tarde se hizo noche de a pasitos y nos vimos juntando los gajos de jazmines de leche y yuyerío variado, a cuatro manos! y patitas para qué te quiero, porque pintó el hambre y la invitación a cenar. Así que Mamushka se despidió rauda y veloz porque debía despertarse con el primer rayo de sol y se dejó la zapatilla...aaaaaaaaaah! -Cenicienta Ceniciennnnnnnnnta!-le grité, incluso le chiflé, pero el remiss se la llevó casi como un blanco corsel...Así que acudí a la tecnología una vez más, mi intención primera fue avisarle, pero supuse que se dio cuenta. Entonces le mandé un msn al cel que le decía tácitamente eso y algo más...algo, así (a ver si lo recuerdo):

Pocos saben

cuánto se quiebran mis uñas

cuánto transpiran mis pies

o cuánto me río o sufro

cuando veo lo que veo

cuando vivo lo que sueño...

cuando lo escribo...(thanks friend!)

Se hizo de madrugada y a modo de post data, deambuló la idea del porqué de la búsqueda de la aceptación de otros (siempre me pareció tan ridículo y estéril)...cuando Dios nos crea y el viento nos amontona ¿no? ¡como las hojas de otoño! asi de simple!!!

¡QUE LOS AMONTONE EL OTOÑO ENTONCES!...

CHISTÏN:

Eva: -BB, no viste adónde SE ME VOLÓ LA HOJA????!!! -

Adán:- No negra! no la vi...pero dale gas, quedate así, que estamos solos !!! pa´ eso el Barba inventó el otonio...! ¿¿¿la cazá???

1 comentario:

  1. Aceptación, aceptación, aceptación... "acecto, acecto, acecto", Ya cambiaran las cosas y seguiremos andando de camisón y cartera, pero sin que a nadie le importe.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!