miércoles, 29 de abril de 2009

La antesala del poema y de los héroes

por graciela malagrida

Tras la vida de muchos héroes
me siento irresponsable
y de algún modo
o del modo más poético
busco un eco distante en la memoria
o el eco de mis pares
o el que escapa en germen
del primer aliento de Dios
al alba.

Me visto de presente
y camino descalza sobre brazos de pino.
Veo que ellos
soportan dignamente mis pesares.
Que rechinan entre vetas, más no me delatan.
Es en esa complicidad, en esa especie de penumbra
empiezo a oírte
leve…levemente.

Lavo mis manos
para ahuyentar a la muerte de mis ojos
de mi boca, mi nariz y mis oídos.
Me veo en el espejo chorreando palidez
y rumio - Ciertamente
estas siete aberturas en el frontis
no son sólo molduras elocuentes del semblante
tienen un fin impoluto, son las puertas que has creado
- …
Digo -¡Entra amado mío!- y así arranca el poema.

Cada escalón me dicta un nombre alternativo.
Los ventanales dictan “ Luz, Luz, Luz
sin obviar espacios indigentes. El agua del grifo
sale tibia, implicando al sol y al tacto en la faena.
Entonces las letras te describen
con la prestancia necesaria para el caso:

Eres héroe por tus huellas cotidianas.
Tus manos valen más, por limpias que por fuertes.
Tu rostro está impreso en todo lo que existe,
la vida misma llevas impregnada.
Ya eres hoja nívea donde escribo,
molde incorruptible de la idea,veta del árbol
que conserva el alma aun en el mueble,
néctar de Dios, fluir y mariposa.

Eres políglota a la hora de entender
cuán presto estás a compartir el amplio espectro.
Eres la rima azul en movimiento,
sembrador de espejos, tilde
y hermano gemelo
de cada corazón
profuso.

2 comentarios:

  1. "Tus manos valen más, por limpias que por fuertes"
    "veta del árbol que conserva el alma aun en el mueble"

    Que lindo todo :)

    gracias!

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!