martes, 3 de febrero de 2009

Inclinaciones

por graciela malagrida

on

Ella
dio el si
y naturalmente
se le iluminó la mirada.
El
no tuvo dudas
al pronunciarse a favor
de tanta claridad.

En efecto,
se encendieron
se entendieron
se engarzaron
como piedras preciosas
.
.
.
Y juntos
o mejor, inseparables
como hermanos de leche
hallaron más
y más
inteligencia.



off

El
dijo que no
tan a secas
que le raspó la garganta.
Ella
expulsó: -¡no, no!
como sacándose de adentro
los demonios.
Ellos
antepusieron “no” a toda luz
y apagaron
monosilábicamente
la poesía
y todas
las estrellas.

Después
no hubo después
ni calendario lunar
ni fechas patrias
ni cálidas razones
tras la grieta
para volver en el tiempo.

2 comentarios:

  1. o tempo, como nos afeta, justamente ele que não existe, apenas uma criação do homem e como nos transforma.
    dois poemas muitos concisos e precisos e belos.

    ResponderEliminar
  2. yo también creo que el tiempo es "apenas un invento del hombre"...

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!