domingo, 25 de enero de 2009

Cántico para el día

Poema leído por la poeta Elizabeth Alexander en la toma de posesión de Barack Obama,
Presidente # 44 de Los Estados Unidos de Norteamérica, enero 20, 2009.




Traducción y subtitulado: Armando Ibarra Racines



Todos los días los afanes nos cautivan,

pasamos de largo a los otros, mirándolos

o sin mirarlos, a punto de hablarles o hablando.



Alrededor todo es ruido. Alrededor, todo es

ruido y abrojos, espinas y estrépito,

todos los ancestros en nuestras lenguas.



Alguien cose un dobladillo, remienda

un uniforme roto, parcha una llanta,

restaurando aquello que precisa reparación.



Alguien busca la música en alguna lado,

con cucharas de palo sobre un barril metálico,

con violoncelo, altoparlante, armónica, voz.



Una mujer espera el autobús con su hijo.

Un labrador examina el voluble firmamento.

Un maestro dice: saquen los lápices. Comiencen.



Encontramos a los otros en las palabras, palabras

mordaces o afectuosas, susurradas o declamadas,

palabras que se evalúan, y se revalúan.



Recorremos vías polvorientas y autopistas que indican

la determinación de algunos, y la de otros que dicen

necesito ver qué hay al otro lado.

Sé que después en el camino hay algo mejor.

Nos urge hallar un lugar donde nos sintamos a salvo.



Entramos en aquello que aún no podemos ver.

Que se diga con franqueza: muchos murieron por este día.



Cantemos los nombres de los muertos que nos trajeron aquí,

que colocaron los rieles del tren, levantaron los puentes,

recolectaron el algodón y la lechuga, construyeron

palmo a palmo los edificios relucientes

que luego mantendrían limpios, allí dentro trabajaron.



Alabanzas para el esfuerzo, cántico para el día.

alabanzas para todos los carteles hechos a mano,

para las conjeturas en las mesas de la cocina.



Algunos viven de acuerdo con ama a tu prójimo como a tí mismo,

otros anteponen no hacer daño, o no quedarse con más

de lo necesario. ¿Qué tal que amor fuera la palabra más poderosa?



Amor que supere lo conyugal, lo filial, lo nacional,

amor que irradie una oleada de claridades,

amor que no se prevenga contra el sufrimiento.



En el nítido brillo del día, en este cielo de invierno,

cualquier cosa se puede lograr, iniciar cualquier oración.

En el umbral, sobre el reborde, en la cúspide,

cántico para avanzar dentro de dicha claridad.

1 comentario:

  1. Olá Graciela,
    passando para conhecer teu blog.

    O poema é lindo,a credito mesmo que uma nova era se anuncia com Barack Obama.

    abraço a ti.

    daufen bach.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!