miércoles, 18 de febrero de 2009

Dilecciones y embate

por graciela malagrida



Y ahora
voy a tener que herir al agua
con esta vara
con esta lengua espadachina
con este ojo derecho
y no me voy a detener
mientras el izquierdo te vea
gimoteando de sed, desguarecido.

Lo voy a hacer ahora
que no temo pisar a las serpientes
ni al desánimo o a la falta de fe
ni al supuesto castigo, para el que se atreve
a volver el rostro sobre aquellos sin rostro
a echar flores sobre deshonras
a mudar, esos gestos arteros
al planeta de la paz
.
.
.

y te voy a empujar
hasta que vueles.
Lo prometo.

2 comentarios:

  1. Arrollador!!! me quedé sin palabras! :)
    Me llega mucho lo que escribís (te lo digo sincerísimamente, no por quedar bien). Gracias de nuevo!

    Saluditos

    ResponderEliminar
  2. natalia zacarias disse e eu repito, sua poesia me toma por inteiro

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!