sábado, 28 de febrero de 2009

Ilaciones de la pausa y la verbena



“Fue justamente
por esta insolencia mía
que me he vuelto topacio.”
G.M.




No es por tu causa o la mía
o por el aspecto áspero del cuenco
que me arropo en la poesía. No creas
que por este traje símil piedra
dejo de ser hermana gemela de la seda.

No es porque no te haya visto antes
con tu andar veraniego
un día grisáceo
en el cruce de las calles principales
que prefiero el invierno.

No existe una razón que me disculpe
por haberte dedicado una sonrisa de mala muerte
por haber ignorado tu nombre
titubeado un triste : - hola…- que sonó
a “no me importas”. Sólo pensaba en la pausa
ésta, que confisca mis horas y mis letras en la espera.

No juzgues al día antes que amanezca.
No inhumes las palabras de astracán.
Infiéreme. Y no me llames intrépida
cuando el silencio a secas
tras humillar
laurea.

2 comentarios:

  1. Que hermoso Grace!...

    Muy miuy muy bueno! me encanto!

    Gracias grace vos sabes xq!

    Besote! =)

    ResponderEliminar
  2. No es por tu causa o la mía
    o por el aspecto áspero del cuenco
    que me arropo en la poesía. No creas
    que por este traje símil piedra
    dejo de ser hermana gemela de la seda.


    é a poesia se impondo na propria poesia.
    grace muito forte este recado e apesar de tudo existe o amor e ele sim pode ser a razão de tudo, mas o amado não o é, antes o proprio amor, que se afirma
    muito bonitos os teus versos e as palavras duras e diretas fazem deste poema lindo uma ponte de ferro para a minha areia movediça.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!