martes, 2 de agosto de 2011

Posesiones


Tenía contados los días
los pelos de la cabeza
los pasos sin huella
sin voz ni voto...

Tenía toda la razón del mundo
envuelta, toda
en una de esas cápsulas traslúcidas
que salían de los lagrimales.

Tenía prisionero al fuego
a las olas fantasmas del mar
a la palabra vorágine
al hambre de los hombres lobo.

Pero no

no
me tenía.

Tenía labia para rato
tanta letra
como hilo en el carretel
y melodía de fondo…

Y si, seguramente…
pero jamás pudo
hacer
silencio.

Tenía rosas de cultivo
y un algodonal
extenso
como el cielo.

Sin embargo
adrede o no
me clavó
todas las espinas.

Tan sólo
tenía que desear
estar carente, falto de sí
de Dios, de alma… de poesía.

Pero apostató de su fe en la rima
y quedó desnudo, vacío
unido a la vida
por el hilo diáfano y flexible
de una araña muda.

Tenía mis ojos
posados en sus manos
como una frágil
mariposa.

Pero
jamás
pudo
atraparme.

Tenía el mundo a sus pies
pero no quiso
ver
el camino
...

Tenía contados los días
los pelos de la cabeza
los pasos sin huella
(bis)

Pero jamás supo
amar.

1 comentario:

  1. Hermoso!
    Siempre sintiéndome tan reflejada!
    Lo publico... permiso.
    Un beso enorme Grace, se te quiere mucho!

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!