miércoles, 8 de junio de 2011

Deflagración


El cielo en llamas no asusta a los ángeles
ni a su descendencia terrena
sólo algunos cuervos se esconden
en los ojos
de los muertos. G.M.

Fotografía de João Castelo-Branco

El cielo ardiente es lava
fusión de aquella
roca fluida
que ya nadie ve
en su forma primigenia.

El cielo baldea, friega y adecenta
cuando escalda espaldas agotadas
espaldas sin hélices, extremos sin plumas .
Y por antonomasia y pura complacencia
busca embocadura en los dolidos.

El cielo nos mira, nos llora, nos entierra
nos resucita con golpes en el pecho
descifra rogatorios y expide
pinceladas sublimes cada tarde... Y la noche
la noche es cenáculo de luces
donde inflama a estrellas
alados y mortales.

El cielo… el cielo…
el cielo me deflagra.

4 comentarios:

  1. Gracias Graciela,
    Me encanta mucho tener un poema dedicado a una foto de mi autoria.
    Esto sin palabras...
    João

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gracie, como hacer para observarte en ese instante.¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. O céu que nos descobre, muito lindo. Saudações, Yayá.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!