viernes, 18 de enero de 2008

Cruzada

by grace


He almacenado nácar,
detalles, migajas, girasoles;
he foliado los días,
para pernoctar campante,
en la lengua de la tierra.

He soldado junquillos,
lianas, ostras, caracoles,
algunas tacuaras verdes,
con el ánimo de obrar bajo este sol,
sin mirar las musarañas.

He incorporado a mi dieta,
plátanos, pétalos, primores,
suculentos frutos salvajes,
y el mosto delicioso,
del ayuno.

He navegado tu afluente,
hasta el cabo dulce de los besos,
y claro, te he besado...
el azote, las manos callosas,
el nudo en la garganta, los años de silencio.

He pagado tu rescate con acato,
como una paloma dócil en el cierzo,
como un vigía estoico en el desierto,
como el agua que guarda compostura,
bajo el influjo de Dios y de la luna.

1 comentario:

  1. Qué manera tan dulce, montaraz, peculiar e intensa de declararse enamorado. Tengo un nudo en la garganta... Gracias, Gracielita.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!