miércoles, 19 de septiembre de 2007

Graciela = Gracia de Dios

Atrincherada

por Graciela Betancor Conde


Me obligo a no pensar en tí,
me obligo a no pensarte.
Pero me invades los sueños
las vigilias, las terribles pesadillas
que descubro aterrada
no son otra cosa
que mi dura realidad.
La soledad me hace muros
y yo cavo trincheras
inútilmente
porque nadie me asedia
(más que los recuerdos)
nadie me busca,
nadie sabe de mí.
¿Qué noche descendió
sobre mi alma desnuda
que no puedo rechazar la soledad
y levanto trincheras, aterrada
mientras grito socorro
izando bandera blancas
extenuada?
Oyeme, por piedad,
¡no me vuelvas la cara!






Gracia mía

por Graciela Malagrida


¿De qué soledad hablas Gracia mía?
¿de cuál trinchera?
dime
¿qué sueños oscuros
empañan tus ventanas?
Cierra los ojos
sólo un momento...
Ahora
voy a contarte el secreto
que he guardado en la diestra
para tí:
las flores de los campos
los claveles del aire
el pompón que corona
el diente de león y los azahares
te esperan allá afuera.

No temas Gracia mía
no le niegues
tus cabellos rojizos a la brisa
ni tus ojos acerados
a esta primavera.
Afuera y adentro
están la risa, el ramo,
el remo, el río
y yo
amada mía
amada de mi alma.

1 comentario:

  1. Gracias Gracielita, esta tu contestación en verso muestra ese corazón tierno que tienes. te mando un beso.Graciela(la que canta, jajaja)

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!