martes, 6 de septiembre de 2005

Konnichiwa Flor de Lotto! Arigato Primavera!

Sin duda, una de las formas más bellas de la literatura japonesa, el haiku, es un poema corto de 17 sílabas distribuidas en 3 versos; con su severa pauta silábica, 5-7-5 que se remonta al siglo XVI. Ciertos eruditos lo vinculan formalmente al katauta, un breve poema que oscilaba entre la pauta 5-7-5 y la 5-7-7; otros lo derivan del haikai, que se creaba en grupo y podía tener hasta cien versos. Lo cierto es que paulatinamente se fue asentando la forma de 17 sílabas, en la rígida combinación 5-7-5, que es sin duda la que produce un efecto poético único e impactante. No obstante, hubo al parecer otras formas precursoras del haiku: chooka, tanka, sedooka, y especialmente el renga, canción encadenada, fruto de varios poetas, que vino a introducir un elemento festivo en la literatura japonesa. En todas estas formas aparecen los versos de 5 y de 7 sílabas en distintas concatenaciones, y también se va afirmando el concepto de estación. Vale la pena aclarar que la rima casi no se usa en este envase lírico tan peculiar; en cambio se ha empleado bastante en las traducciones.
Después de Bashö (1644-1694), considerado el gran maestro y creador de haikus, viene una larga nómina de autores: Onitsura (1660-1738), Issa Kobayashi (1762-1826). Ya en el siglo XIX aparece Masaoka Shiki, quien sólo vivió 35 años.
Ya en el siglo XX, una nueva tendencia, “Shinkeikoo”, hace que los nuevos poetas japoneses se aparten del haiku clásico y su rigor tradicional.
Desde inicios del siglo XX, el haiku empezó a extender su influencia en poetas de Occidente, en especial el francés Paul Louis Couchoud y el inglés B. H. Chamberlain, así como algunos españoles.
Pero sólo influencias. No era frecuente hallar en la lírica occidental (particularmente la parnasiana y la impresionista) la fiel transcripción de la célebre pauta 5-7-5. Ni siquiera traducciones. En España y tal como destaca Ricardo de la Fuente, aparecen rastros del haiku en los Machado, Juan Ramón Jiménez, Guillén, García Lorca y en particular Juan José Domenchina, autor de un haiku tan clásico como:
Pájaro muerto
¡Qué agonía de plumas
en el silencio!
  • Voy a recomendar especialmente un site de Haiku en español que hace brotar lágrimas de beiiiiiio y se llama http://www.elrincondelhaiku.org/ ...ojín ojín que es un lujo, sólo para entendi2 ¡que lo disfruten!. Reverencia y Sayonara!

1 comentario:

  1. Y Si... Flor de Loto, la Japonería es lo nuestro. Para mayores datos les dejo la page del Jardín Japonés, con interesantes actividades para el disfrute de la Dama y el caballero Occidental http://www.jardinjapones.com.ar/

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!