viernes, 23 de octubre de 2009

Para perder la cuenta



a Andrea Favelli, poeta y musa, disparadora de rimas y estratégicas razones.



Vamos a compartir este silencio
como compartimos el pan
el bocado mínimo, la miga, la sed que infunde
la palabra Ser; el más tenue
rayo de sol, como los ácaros
o la sonrisa que apenas se dibuja tras el llanto
o la almohada rellena de sueños olvidados…
Vamos a despertarnos unos a otros
y a recordarnos segundo a segundo
delicadamente
cuánto nos amamos.
Vamos a hacer un alto
para pasar inadvertidos
y sentirnos como tantos
hermanos sin hermanos.
Vamos a probar
cómo es tocar el cielo y el subsuelo
en un mismo acto
queriendo querer
a aquel que lastimado, no puede más
que lastimar.

Después, podremos repasar
cuánto nos debemos. Podremos
jugar a saldar, incluso, las deudas del mañana.
Más después, sólo después
cuando estemos repletos
de flores, de hijos, de rimas
de amigos e insignes amores
podremos darnos el lujo
de perder
la cuenta.

1 comentario:

  1. Hermosisimo!! me siento halagada y emocionada!! un gesto muy noble de tu parte.
    Andrea

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!