sábado, 1 de marzo de 2008

no-rosa


Me gusta la rosa que no es rosa
la rosa color té, la rosa de los vientos
la canción que nombra a “Rosa…”
y repite “Rosa…” y luego tiembla, rosa fresa.

Opto por ese amor no-rosa
por la risa subida de tono, por la risa fucsia
por el tallo, la espina y la raíz
que se traga el matiz rosa del oeste.

Sonrosa las mejillas de la tarde
el son rosado que le das a la poesía
y mi voz, se oculta, se enmascara
mi voz que reza, azul-celeste, azul-día.

Me gusta la rosa que no es rosa
la arritmia del verso enardecido
el salto en alto de la rana rezongona
y la expresión plurilingüe de las manos.

Prefiero eludir el espejismo
de ser o parecer alguna que otra cosa
que una rosa no-rosa
entreabierta, color té.

3 comentarios:

  1. PERO QUE BUENO ESE ROSA QUE NO ES ROSA,ROSA SALVAJE TAL VEZ?

    ResponderEliminar
  2. muy bonito Graciela, yo soy de nombre Rosa y en verdad me siento así no rosa,...me ha llegado, gracias x tu arte

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!