lunes, 19 de noviembre de 2012

Perfumada mente

por graciela malagrida




Tocó la flor, pensó en ella
hasta que se les embebió el cuerpo
de perfume, de alma, de ambas…
Vaya uno a saber porqué
se emocionó tanto el cielo en ese instante
y todo fusionó, como siempre
en el poema.

Bajo esta apariencia
será más fácil rozar a otros seres
sin lastimarlos – pensaba
mientras añadía pétalos a su falda.
- Nadie sospechará que alguna vez lloré
nadie sabrá mi nombre y mi poesía
por sí misma, logrará el objetivo:
injertarse. -

Tomó un lápiz
y comenzó a dibujar
runas y mariposas

Y “vaya Dios a saber porqué
se emocionó tanto el cielo…”
pero llovió un día entero
sobre la idea.

Tocó la flor, pensó en ella
hasta que se les embebió el cuerpo
de perfume, de alma, de ambas…
(bis)

2 comentarios:

  1. não somente o corpo, mas todo o ser fica embriagado nessas palavras sonhos, palavras perfumes, e toda flor, todo jardim presente neste poema, que recria com palavras, cheiros mágicos e perfumes oníricos e minha alma na terra tem um gosto de céu e do sublime. Poema fantasia e brincadeira e fundamentalmente AMOR.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!