miércoles, 29 de febrero de 2012

En la mira

por graciela malagrida


No hay obra de tus manos más perfecta
que el manifiesto universo
que exhiben las pupilas. G.M.


1
Exultantes o no
verdes, pardas, sibilinas
dan un cuarto al pregonero
e intentan luego correr las cortinas …

2
Unas, más alígeras que otras
han sabido leer entre líneas:
amor, temor, dolor
detrás de llantos y sonrisas.

3
Otras, las pobras
deseosas de esa libertad
que sólo se encuentra en el mirar con buenos ojos
no pueden más que buscar pájaros y plumas
entre las nubes del alba
detrás de la luna.

4
Unas y otras, tienen y no
algo que ver con la lengua, los labios
la palabra. Diría yo, que se conectan
crecidamente
con el resto del cuerpo del poema
con los móviles del querer
ser y dar
siempre en silencio.


5
Son de esperar pues
efectos tales como el suspiro o el canto
cuando un par de pupilas caldas
tras fijar objetivo en el espejo y el cielo
destraban sueños
al viento …


6
Si amor con amor se paga
y el ver, el mirar, se afana
porqué vivir de quimeras?
porqué? si hay mil y un maneras
de remover el dolor...


7
Serán aspirantes a linces
quienes califiquen, “aprendices”
de los quehaceres de Dios
y los hombres
que sólo saben amar.

Serán verso unívoco
incorpóreo nexo
dialecto indescifrable
clave seguridad
a prueba de diablos.

Serán las llaves de lo desconocido
pupilas adiestradas en finos menesteres
ingeniosas llaves
de las puertas
de la claridad.

1 comentario:

  1. Si amor con amor se paga
    y el ver, el mirar, se afana
    porqué vivir de quimeras?
    porqué? si hay mil y un maneras
    de remover el dolor...

    dialecto indescifrable
    ingeniosa llave de claridad.

    ResponderEliminar

gracias x el comentario! no dejes de orbitarme!